Decisiones acertadas -  cuidando desde el conocimiento para la autorregulación
Realizado Octuber 12, 2021;
Última revisión 2022

Haga clic para descargar en pdf

No permita ayunos prolongados en los pacientes que serán llevados a cirugía electiva; si no existe contraindicación, considere usar líquidos claros hasta 2 horas previas a la cirugía.

En pacientes sanos con ayunos prolongados, mayores a 16 horas, se ha evidenciado un estado de resistencia a la insulina preoperatoria, que puede empeorar la hiperglicemia postquirúrgica. El ayuno debe ser de 6 horas para sólidos (dieta ligera), y 2 horas para líquidos claros antes de la inducción anestésica, a menos que existan riesgos, como en los casos de gastroparesia y obstrucción intestinal. Se considera que los pacientes diabéticos pueden seguir esta recomendación.

No solicite exámenes de laboratorio “rutinarios” (electrocardiograma, rayos X de tórax, espirometría, cuadro hemático, estudios de coagulación), en pacientes ASA I o II, que vayan a un procedimiento de bajo riesgo y no se anticipa pérdida sanguínea.

La proporción de hallazgos anormales en exámenes preoperatorio es variable, y de igual manera el número de cancelaciones producidas por estos hallazgos es variable. Reduciendo el número de exámenes innecesarios, se reduce el número de cancelaciones y retrasos en la atención. La necesidad de pruebas específicas debería determinarse en base a la historia clínica, la anamnesis, el examen físico, y el tipo de procedimiento programado.

No administre oxigeno suplementario en anestesia regional en pacientes sanos a menos que suministre sedantes o documente saturación de oxigeno menor a 90%.

La administración de medicamentos como lo es el oxigeno debe estar siempre justificada, es clave tener un objetivo terapeútico para el paciente, en base al contexto y su condición clínica.

No administre en el perioperatorio, glóbulos rojos empaquetados en un paciente joven sin comorbilidades, sin pérdidas sanguíneas, con hemoglobina mayor o igual a 7 g/dL, a menos que esté sintomático o hemodinámicamente inestable.

La mayoría de las transfusiones con eritrocitos alogénicos pueden evitarse en pacientes con hemoglobina de 7 – 8 gr/dL. No existe evidencia de que una estrategia de trasfusión restrictiva impacte en la morbimortalidad, pero si reduce la proporción de personas expuestas a transfusión hasta en un 41%; la concentración de hemoglobina podría no ser el indicador más apto para establecer la necesidad de transfusión, la decisión debe estar influenciada por la sintomatología.

No administre plasma fresco congelado de manera profiláctica en el perioperatorio de pacientes que no tienen un sangrado activo.

Se encuentra indicado para control avanzado del sangrado en trauma y cirugía mayor y no de forma profiláctica. No existe evidencia para el uso de plasma de forma profiláctica.

Si tiene algún comentario o sugerencia acerca de las Decisiones Acertadas para anestesiólogos por favor escribanos a: asesoriagremial@scare.org.co